8 de Octubre – Día Internacional de la Dislexia

En los comienzos del siglo XX, los pioneros del estudio de la dislexia, Morgan, Hinshelwood y Orton la consideraban una dificultad esencialmente visual, una forma de “ceguera congénita para las palabras” ya que creían que el sistema visual de las personas con dislexia confundía las letras. Sin embargo, actualmente la investigación pone de relieve el rol clave de la decodificación fonológica. La mayoría de las niñas y los niños con dislexia parece sufrir de un déficit peculiar que afecta la conversión de los símbolos escritos en sonidos del habla.
La Asociación Internacional de la Dislexia la describe como un cuadro en el que predominan dificultades en la precisión y/o fluidez para el reconocimiento de palabras y deficiencias en la habilidad para deletrear y descifrar, y afirman que el origen de estos problemas está en el componente fonológico del lenguaje. Es decir, decodificar lo escrito está estrecha e indisolublemente vinculado con la oralidad y, en la actualidad, gran cantidad de estudios científicos tanto comportamentales como cerebrales lo comprueban.
En general, la dislexia sorprende como un problema inesperado ya que los niños y las niñas no suelen tener problemas en otras áreas cognitivas y por esto, la dificultad se pone en evidencia cuando comienza el aprendizaje de la lectura y la escritura.
Entre las consecuencias, son esperables los problemas en la comprensión de la lectura y con la experiencia literaria en general y dificultades en el incremento del vocabulario, que se enriquece a partir de la lectura. Esto trae aparejado una fuerte repercusión en las distintas áreas curriculares, ya que los chicos y las chicas no logran acceder al material escrito que circula en el aula. Así, pueden aparecer problemas en la conducta que ponen de manifiesto la frustración, la falta de comprensión de las tareas y la incomodidad de no estar obteniendo los logros que se esperan de ellos y ellas. Resulta importante la detección temprana de la dislexia. Para su diagnóstico y tratamiento es necesario la intervención de profesionales que tengan el conocimiento y las herramientas de evaluación adecuadas. En el aula, es esencial adaptar el proceso de aprendizaje a las necesidades que requieren estos niños y niñas y es indispensable la colaboración permanente de la escuela, las y los profesionales que intervienen en el tratamiento y la familia.

Equipo de Psicolingüística y Neurolingüística
Instituto de Lingüística
Facultad de Filosofía y Letras UBA

Conferencia virtual “Lenguaje y cerebro”

Ciclo de Conferencias del Centro de Estudios de Hermenéutica, UNSAM

Lenguaje y cerebro. ¿Qué nos enseñan las alteraciones sobre la organización del sistema lingüístico?

Conferencia virtual

 

¿Cómo está representado el lenguaje en el cerebro? ¿Cómo se almacena el conocimiento que nos permite convertir nuestros pensamientos en señales perceptibles y, al revés, traducir señales acústicas o visuales en representaciones mentales? ¿Dónde están guardadas las palabras que aprendemos? ¿Cómo hacemos para evocarlas cuando las necesitamos? ¿Utiliza el sistema de procesamiento del lenguaje los mismos cómputos que otros sistemas cognitivos, como la música o la matemática?

La investigación sobre las alteraciones del lenguaje moldeó, durante los últimos 200 años, nuestras ideas acerca de las relaciones entre el cerebro y el lenguaje y permitió encauzar el estudio científico de estas preguntas. Hacia mediados de los años ochenta del siglo pasado, la neuropsicología cognitiva mostró que, por muy caprichosos que parezcan, los patrones de síntomas que muestran las personas con afasia son altamente sistemáticos y pueden ser interpretados en términos de la alteración selectiva de uno o varios componentes dentro de una arquitectura cognitiva universal.

Todavía hoy, cuando las técnicas de neuroimágenes permiten registrar la actividad del cerebro en pleno funcionamiento, la evidencia de la conducta de las personas con afasia sigue dándonos información crucial para comprender qué áreas o circuitos son imprescindibles para que un determinado aspecto del lenguaje o la comunicación pueda desarrollarse normalmente.

En esta charla intentaremos revisar cómo fueron cambiando nuestras ideas acerca del modo en que el cerebro procesa el lenguaje y cómo el estudio de la afasia, y otras alteraciones relacionadas, contribuyó a esas transformaciones.

 

Expositora: Dra. Yamila Sevilla

Doctora en lingüística por la Universidad de Buenos Aires. Docente en la Facultad de Filosofía y Letras de esa universidad, donde dicta la materia Neurolingüística como jefa de trabajos prácticos.

Investigadora adjunta de CONICET en el Instituto de Lingüística. Estudia las bases neurobiológicas y cognitivas de los procesos de producción y comprensión de lenguaje y de la lectura.

 

Miércoles 7 de octubre, 15 a 17 h

Para inscribirte al zoom, enviá un mail a hermeneutica@unsam.edu.ar

 

 

 

JUNIO – MES INTERNACIONAL DE CONCIENTIZACIÓN SOBRE LA AFASIA

¿Qué es la afasia?

La afasia es una alteración del lenguaje que afecta la capacidad de las personas para producir y comprender y que aparece como resultado de un daño en las porciones del tejido cerebral que son responsables del habla. Muchas veces viene acompañada por dificultades en la lectura y la escritura.

La afasia no afecta la inteligencia. Las personas con afasia tienen problemas de comunicación que pueden ser leves o severos, pero piensan de la misma manera en que solían hacerlo. Perder la capacidad de comunicarse tiene un enorme impacto en la vida social, laboral e incluso afectiva de estas personas.

 

¿Cuál es la causa de la afasia?

La causa más común del daño cerebral son los accidentes cerebrovasculares (ACV), pero también sucede ante un traumatismo de cráneo, un tumor cerebral o ciertas enfermedades neurológicas. Por eso, en algunos casos, ocurre repentinamente, como después de un derrame cerebral o una lesión en el cráneo. En otros casos, en cambio, puede desarrollarse lentamente a partir de un tumor cerebral o de alguna enfermedad neurológica progresiva.

Alrededor del 30% de las personas que sufren un ACV experimentan afasia. En la Argentina, unas 50.000 personas viven con esta secuela.

 

¿Todas las personas con afasia tienen las mismas dificultades?

El lenguaje es una habilidad cognitiva compleja que depende del funcionamiento adecuado de muchísimos pequeños circuitos en el cerebro. Por eso, las alteraciones pueden dar lugar a muy diferentes trastornos, de acuerdo no solo con la magnitud de la lesión sino también según qué partes del tejido se hayan dañado.

Las personas con afasia pueden presentar diferentes dificultades a la hora de hablar o de comprender el lenguaje, y en ocasiones de ambas cosas a la vez. Por ejemplo, a algunas personas les resulta difícil encontrar las palabras correctas, aunque sepan exactamente lo que quieren decir. A veces, las palabras salen, pero suenan raras o son distintas a las esperadas. Esto puede resultar muy frustrante. Encontrar, articular y ordenar una serie de palabras para transmitir una idea puede ser demasiado difícil; por eso a veces recurren a palabras sueltas y frases cortas. En general, las personas con estas dificultades pueden entender bastante bien lo que se les dice.

A otras personas, en cambio, les sucede algo muy distinto: pueden hablar de manera fluida, pero cambian algunas palabras e inventan otras, lo que hace difícil encontrarle sentido. Las personas con este tipo de afasia tienen muchas dificultades para comprender lo que se les dice y tampoco notan sus errores.

En síntesis, la afasia no es una entidad única, sino que se manifiesta con perfiles lingüísticos diferentes. A pesar de que hay aspectos comunes, porque la organización del lenguaje es muy similar en todas las personas, cada caso es singular.

 

¿Cómo se diagnostica?

Lo más común es que la neuróloga o el neurólogo que trata a quien padece una lesión cerebral sea quien primero identifique la afasia. Llevará adelante un examen de distintas capacidades perceptivas, cognitivas y motrices, y también realizará una primera evaluación del lenguaje. Ante una sospecha de afasia,  recomendará que un especialista, fonoaudióloga o fonoaudiólogo, realice  un examen integral y detallado. Una buena evaluación experta de las dificultades específicas es central, porque conocer qué aspectos se encuentran alterados y cuáles conservados permite elegir estrategias de rehabilitación más precisas y eficientes.

 

¿Cómo puede tratarse?

Las personas con afasia mejoran a través de la rehabilitación específica del lenguaje y sus capacidades comunicativas, aunque es difícil predecir cuánto se puede avanzar o cuánto tiempo tomará el tratamiento. También, el tratamiento puede ayudar ofreciendo a los y las pacientes estrategias compensatorias que les permitan resolver los desafíos de la comunicación utilizando las capacidades preservadas.

El cerebro tiene una propiedad extraordinaria, llamada neuroplasticidad, que es la que permite aprender a lo largo de toda la vida: es la propiedad de modificarse a través de la experiencia y formar nuevas conexiones. La terapia del lenguaje puede hacer uso de esta propiedad.

Lo más recomendable es comenzar el tratamiento lo antes posible, pero nunca es tarde para empezar. Es posible continuar mejorando durante años. La frecuencia y la intensidad del tratamiento son clave para lograr la mejoría.

 

¿Qué hace la investigación sobre la afasia? ¿Cómo interviene la lingüística en la investigación sobre la afasia?

Actualmente hay mucha investigación sobre la afasia. Las lingüistas y los lingüistas no tratamos a las personas con afasia desde el punto de vista clínico. Sin embargo, nuestra participación en la investigación es muy importante. La neurolingüística estudia la organización y el funcionamiento de los distintos aspectos del lenguaje en el cerebro. Investiga lo que les ocurre a las personas con afasia para entender cómo se modifica el sistema, que es común a todos los seres humanos, cuando una falla le impide funcionar normalmente.

La participación de los neurolingüistas y las neurolingüistas en la investigación sobre la afasia es importante no solo por su aporte al conocimiento básico. Conocer mucho del detalle de cómo funcionan las lenguas permite diseñar instrumentos de evaluación precisos para entender qué procesos y representaciones pueden estar dañados. Con la guía de este conocimiento, podemos contribuir en el diseño de planes de tratamiento más adecuados para cada persona en función de sus dificultades.

 

Dra. Yamila Sevilla

Dra. María Elina Sánchez

Dra. Virginia Jaichenco

 

Contactos:

Email: web.psicoling@gmail.com

Página web:www.psicoling.com.ar

Video: Conciencia fonológica

Compartimos un video de la Dra. Julieta Fumagalli en el marco del curso de extensión “Leer y escribir: procesos, aprendizaje y dificultades desde una perspectiva neuropsicolingüística” realizado en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.

En este video habla sobre la conciencia fonológica como precursor del aprendizaje de la lectura y la escritura.

 

 

Video: El vocabulario como precursor de la lectura

Compartimos un video de la Dra. Julieta Fumagalli en el marco del curso de extensión “Leer y escribir: procesos, aprendizaje y dificultades desde una perspectiva neuropsicolingüística” realizado en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.

En este video habla sobre la importancia de trabajar el vocabulario como precursor del aprendizaje de la lectura y la escritura.

 

Video: Dos maneras de leer

Compartimos un video  de la Dra. Virginia Jaichenco en el marco del curso de extensión “Leer y escribir: procesos, aprendizaje y dificultades desde una perspectiva neuropsicolingüística” realizado en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.

En este video habla sobre el modelo de doble ruta para la lectura (Coltheart, 1985) y la importancia de conocer este mecanismo para la enseñanza de la lectura y la escritura.

 

Documentos: Aportes de las ciencias cognitivas a la alfabetización inicial

Compartimos dos documentos que acompañan a los videos de la Dra. Virginia Jaichenco y la Dra. Julieta Fumagalli.

 

  • Virginia Jaichenco:  “Aprender a leer y escribir desde una perspectiva psicolingüística. Procesos y componentes implicados en la lectura y la escritura.” Click [aquí] para descargar.

 

  • Julieta Fumagalli: “Conciencia fonológica y desarrollo lector.” Click [aquí] para descargar